CONSEJOS

 

DESIERTO DE LA VIDA ESPIRITUAL
DESIERTO DE LA VIDA ESPIRITUAL

PALABRA PASTORAL

CAMINANDO POR

 EL DESIERTO

 

Todos nosotros tenemos de caminar alguna vez por el desierto en esta vida. El desierto es un lugar seco, árido, triste, peligroso y tan desagradable que nadie lo desea. En él hace mucho calor de día, y mucho frio de noche, pero antes de entrar a Canaán nos toca transitarlo.

Muchas veces nos impacientamos y lamentamos durante la jornada, y nos quejamos de la temperatura, la sed, el hambre, la distancia, la polución del aire, etc.; pero no debemos perder de vista el objetivo que es la tierra prometida.

El desierto por el cual caminamos, es representado por las luchas, pruebas, dificultades y tentaciones que se presentan en nuestro caminar espiritual, pero debemos tomar en cuenta algunos principios importantes:

  1. No se puede entrar en Canaán sin primero pasar por el desierto. El desierto es todo aquello que nos aflige, nos llena de dolor, desesperación y ansiedad; mientras que Canaán es aquello que Dios nos ha prometido en forma personal, ya sea la salud, las finanzas, una graduación, etc.
  2. Tenemos promesas de Dios, y con certeza al final del camino Él nos recompensará. Recuerde que Dios está siempre pendiente de nuestro comportamiento, y dependiendo de cómo reaccionemos frente a la prueba, así será la recompensa.
  3. Caminar por el desierto es necesario, y nadie está exento de él; incluso nuestro Señor Jesucristo tuvo de pasarlo. Si todo en la vida fuera fácil y no pasáramos por pruebas y dificultades no sabríamos jamás valorar las cosas buenas. Los hijos (consentidos) de papaítos, no son una bendición para nadie, sino un problema perenne.  A veces nos preguntamos: ¿Por qué Dios demora tanto en darnos la bendición? Pues la respuesta es muy sencilla: es porque nuestros hijos también tienen que pasar por el desierto.
  4. Todos los grandes personajes de la historia pasaron por el desierto antes de tener éxito.  Dios es quien determina la duración de cada uno; por ejemplo: Moisés, duró 80 años en dos etapas distintas; para José de Egipto duró 13 años; para Jesús duró 40 días; para la mujer del flujo de sangre duró 12 años; para la mujer cananea duró algunas horas; para usted puede que falte poco para terminar.
  5. Dios no nos abandona en el desierto, sino más bien nos guía a través de él. Acerca de José la Biblia declara: José estaba en la prisión pero Jehová estaba con él. Para Israel el Señor envió su ángel que iba delante de ellos, y además de día los guiaba en una columna de nube y de noche en una columna de fuego. A Jesús el Espíritu Santo lo llevó… Si usted se encuentra ahora pasando por un desierto, debe tener la certeza de que anda guiado por el Espíritu.
  6. Cuanto más demorado y angustioso sea el viaje por el desierto, mayor será la recompensa en la tierra prometida. Los que optan por un camino más corto, a través de trampas y astucias no son guiados por el Espíritu de Dios, ni llegarán a la tierra que fluye leche y miel, sino a algún lugar más o menos parecido. Dios no engaña a nadie, el que entra por el camino del engaño, también será engañado por su propio corazón.
  7. Cuando Dios nos permite pasar por un gran desierto, es porque Él nos quiere entregar un gran ministerio. Cuando alguien procura un trabajo de gran responsabilidad, debe pasar por una gran preparación y someterse a grandes pruebas, porque después de aprobado recibirá grandes bendiciones.
  8. Cuando caminamos por el desierto Dios prueba nuestra fe, confianza, perseverancia y amor por Él. Durante la prueba corremos serio riesgo. Si murmuramos, blasfemamos, nos quejamos, o nos desanimamos, podremos recibir una nota roja, pero si perseveramos en la fe, constancia, obediencia, fidelidad, lealtad y amor al que nos prueba, seremos aprobados y tomaremos posesión de la tierra prometida.
  9. Cuando caminamos por el desierto no somos los únicos sometidos a prueba, los que están alrededor de nosotros también están siendo probados por Dios, y ellos podrán ser bendecidos o reprobados, dependiendo del trato que den a nosotros.
  10. Los que caminan por el desierto es porque tienen promesa de entrar en Canaán. Quizá su desierto en estos momentos sea una enfermedad, un problema económico, un hijo o hija en rebeldía, conflictos en el matrimonio, dificultad de relacionamiento con los vecinos, crisis laboral, problema con la justicia, un familiar preso, su dinero estancado en manos de deudores, amenaza de enemigos crueles, o de repente una crisis en el ministerio; y usted ha dicho: “Dios, ¿Cuándo se terminará este desierto? Hoy le afirmo que usted se encuentra a pocos pasos de Canaán. Cuidado para no desanimar, ni murmurar, ni quejarse contra Dios, ni hacer cosas indebidas movidos por la ira, la impaciencia y la presión de los que nos rodean. Recuerde que sino velamos podemos perder el premio que Dios nos ha prometido.

Mantenga la constancia, porque le falta poco, muy poquito para recibir lo que Dios le ha prometido. Siga el ejemplo de Josué, él fue fiel, leal, resignado, luchador constante durante su caminada de 40 años por el desierto, pero al final Dios lo promovió.

.

Pr. Francisco De Sousa; Iglesia Cristo La Única Esperanza.

 

LA PRUEBA DE NUESTRA SINCERIDAD.

Nuestro trato para con Dios es demostrado a través de nuestro trato para con los humanos. Si usted dice que ama a Dios, demuestre amando a sus semejantes. Si usted dice que sincero con Dios, entonces debe ser también con los humanos. En Mateo 25:34-46). Jesucristo declara:

“Entonces el Rey dirá a los de su derecha:  “Venid,  benditos de mi Padre,  heredad el Reino preparado para vosotros desde la fundación del mundo, porque tuve hambre y me disteis de comer;  tuve sed y me disteis de beber;  fui forastero y me recogisteis; estuve desnudo y me vestisteis;  enfermo y me visitasteis;  en la cárcel y fuisteis a verme”. Entonces los justos le responderán diciendo:  “Señor,  ¿cuándo te vimos hambriento y te alimentamos,  o sediento y te dimos de beber? ¿Y cuándo te vimos forastero y te recogimos,  o desnudo y te vestimos? ¿O cuándo te vimos enfermo o en la cárcel,  y fuimos a verte?” Respondiendo el Rey,  les dirá:  “De cierto os digo que en cuanto lo hicisteis a uno de estos mis hermanos más pequeños,  a mí lo hicisteis”. “Entonces dirá también a los de la izquierda:  “Apartaos de mí,  malditos,  al fuego eterno preparado para el diablo y sus ángeles, porque tuve hambre,  y no me disteis de comer;  tuve sed,  y no me disteis de beber; fui forastero,  y no me recogisteis;  estuve desnudo,  y no me vestisteis;  enfermo y en la cárcel,  y no me visitasteis”. Entonces también ellos le responderán diciendo:  “Señor,  ¿cuándo te vimos hambriento,  sediento,  forastero,  desnudo,  enfermo o en la cárcel,  y no te servimos?” Entonces les responderá diciendo:  “De cierto os digo que en cuanto no lo hicisteis a uno de estos más pequeños,  tampoco a mí lo hicisteis”. Irán estos al castigo eterno y los justos a la vida eterna” (Mateo 25:34-46 RV-95).

Este pasaje revela que si nosotros tratamos bien a un siervo de Cristo, estamos tratando bien a Cristo mismo; y cuando tratamos mal, ofendemos, injuriamos, o traicionamos a un servidor de Cristo, quien más se siente ofendido es Cristo mismo, porque estamos perjudicando parte de su cuerpo. Observe las palabras de Cristo en Mateo 10:40-42,

“El que a vosotros recibe,  a mí me recibe;  y el que me recibe a mí,  recibe al que me envió. El que recibe a un profeta por cuanto es profeta,  recompensa de profeta recibirá;  y el que recibe a un justo por cuanto es justo,  recompensa de justo recibirá.  Y cualquiera que dé a uno de estos pequeños  un vaso de agua fría solamente,  por cuanto es discípulo,  de cierto os digo que no perderá su recompensa”.

En este pasaje el Señor Jesucristo nos enseña que quien recibe a sus enviados, a Él recibe, y quien los rechaza, a Él está rechazando. En los negocios terrenales, el dueño es representado por los gerentes. En la Iglesia, Cristo es representado por sus ministros. En la empresa secular, cuando el trabajador obedece al gerente, está obedeciendo al dueño de la empresa. En la iglesia cuando obedecemos a nuestros líderes, estamos obedeciendo a la Palabra de Dios, es decir, nuestra sujeción no es al hombre sino a Cristo. Recuerde que la Biblia dice:

“Y todo lo que hagáis,  hacedlo de corazón,  como para el Señor y no para los hombres, sabiendo que del Señor recibiréis la recompensa de la herencia,  porque a Cristo el Señor servís. Pero el que actúa con injusticia recibirá la injusticia que haya cometido,  porque no hay acepción de personas” (Colosenses 3:23-25 RV-95).

Sea sincero con usted mismo y con Dios, mientras reflexiona, piensa y recapacita sobre el modo como ha actuado con los servidores de Cristo. Si le ha declarado la guerra, en vez de darle la mano y ser un amigo y colaborador; si ha murmurado contra ellos y los ha hecho sufrir, en vez de defenderlos frente a los ataques injustos e injuriosos de gente mala; si los ha difamado y denigrado la imagen y la reputación de ellos, en vez de hablar bien y colaborar con su ministerio.  Si esta ha sido su actuación en contra de los ministros de Jesucristo, sepa que usted ha estado luchando contra Dios, pues la Biblia que cuando Moisés oró diciendo: “Señor el pueblo murmura contra mí”; Dios le respondió: No, Moisés, la murmuración de ellos no es contra ti, es contra mí.

Cuando usted se opone a la autoridad espiritual, usted está luchando contra Dios. Cuando usted le declara la guerra contra su pastor, usted está luchando contra el que lo puso en el ministerio. Muchos hacen la guerra de forma sutil y astuta, actuando maliciosamente con trampas, engaños, falsedad, infidelidad y deslealtad. Entienda que si usted es desleal a su líder espiritual, usted está siendo desleal es con Dios y no con el hombre. En otras palabras, cuando usted se porta mal con su pastor, usted se está portando mal es con el que lo puso en el ministerio. Por eso, no luche contra Dios, sea amigo y colaborador de su líder. Cuando usted colabora con su líder y su familia, está colaborando con Dios; cuando usted es amigo de su pastor, usted es amigo de Dios, pero cuando es enemigo de su pastor, está siendo enemigo de Dios, porque Dios vela por sus ministros. Recuerde que en Apocalipsis 1:20 y 2:1 dice que Cristo se pasea entre las iglesias, pero a los pastores los tiene en la palma de su mano derecha.

La Biblia nos enseña cuál debe ser nuestro trato con nuestros líderes espirituales.

“Hermanos, les rogamos que respeten a los líderes de la iglesia. Ellos se esfuerzan mucho para enseñarles a vivir su vida cristiana.  Por eso, trátenlos con respeto y amor por todo lo que hacen, y vivan en paz los unos con los otros” (1Teslonicenses 5:12,13 TLA).

“Los ancianos que gobiernan bien,  sean tenidos por dignos de doble honor, mayormente los que trabajan en predicar y enseñar, pues la Escritura dice:  “No pondrás bozal al buey que trilla y  “Digno es el obrero de su salario”. Contra un anciano no admitas acusación si no está apoyada por dos o tres testigos” (1Timoteo 5:17-19 RV-95).

“Obedezcan a sus líderes, porque ellos cuidan de ustedes sin descanso, y saben que son responsables ante Dios de lo que a ustedes les pase. Traten de no causar problemas, para que el trabajo que ellos hacen sea agradable y ustedes puedan servirles de ayuda” (Hebreos 13:17 TLA).

Si no obedecemos estas instrucciones, estamos en rebeldía contra Dios, y la rebeldía aleja la bendición.

 

 

No le temo al enemigo que me ataca, temo al falso amigo que me abraza (anónimo)

 

COMO LA IGLESIA DEBE VER A SU PASTOR

Por increíble que parezca gran parte del pueblo de Dios no sabe su posición delante del pastor, ni comportarse como ovejas. Es lamentable, pero los líderes tienen la culpa. Es por esa razón que hay tanta rebeldía en las iglesias, y tantos miembros transeúntes (o gitanos) en las congregaciones, bien como un sin números de ellos sin congregar. Ovejas sin pastor, simplemente porque no reconocen a su pastor como pastor.

  1. COMO PASTOR Ju. 10:3-5…las ovejas oyen la voz de su pastor y le siguen porque conocen su voz, pero no seguirán al extraño.
  2. COMO GUÍA Mat.  2.6… un guía o guiador es alguien que va adelante, seguido por los demás. Oveja que no se deja guiar por su pastor no es oveja.
  3. COMO ANCIANO 1 Tim. 5:17-19 “… contra un anciano no aceptes acusación, si no estar apoyada por dos o tres testigos”.
  4. COMO PADRE ESPIRITUAL 1 Tim. 5:1 “…no reprendas al anciano, sino exhórtalo como a padre”.
  5. COMO OBISPO – VIGILANTE 1 Tim. 3:1; Hch. 20:28 “…si alguno desea obispado” “… obispos para apacentar la iglesia que él ganó con su propia sangre”. Obispo es lo mismo que pastor, pero según el original significa vigilante o supervisor.
  6. COMO ALGUIEN PUESTO POR DIOS Jer. 3:15…dice Dios: “os daré pastores según mi corazón”.
  7. COMO LÍDER ESTABLECIDO POR EL ESPÍRITU SANTO Y NO POR LOS HOMBRES Hch. 20:28 “… por tanto, mirad por vosotros y por todo el rebaño en que el Espíritu Santo os ha puesto por obispo”.
  8. COMO PROFETA DE DIOS, Jer. 1:5 “…a las naciones te di por profeta…no temas delante de ellos, porque contigo estoy”. Como profeta, debe amonestar a los errados y corregirlos para bien, para encaminarlos hacia una vida de santidad y obediencia a Dios, por medio de su palabra. Si usted no acepta que Dios le hable a través de su pastor, es peligroso que venga el diablo en nombre de Dios y usted le crea fácilmente.
  9. COMO MAESTRO, 1 Tim. 3:2 “… apto para enseñar…”   Creyente que deja el buen alimento de su pastor, y anda brincando la cerca buscando pasto en el patio del vecino, no es oveja, es cabra.
  10. COMO SACERDOTE, Capaz de ministrar restauración, reconciliación y el perdón de Dios Ju. 20:23 “…a quienes perdonéis los pecados le son perdonados y a quienes lo retenéis le son retenidos”. Dios le dio autoridad al pastor para ministrar su perdón a todos los que se arrepienten de sus pecados, y buscan ayuda espiritual y restauración. Pero también le dio autoridad para confrontar a los que usan de engaño 1 Tim. 4:11-13; 2 Tim. 4:1-4.
  11. COMO ALGUIEN AUTORIZADO A RESOLVER LOS PROBLEMAS, Tito 1:5. El pastor es el instrumento que Dios utiliza para corregir las deficiencia del rebaño, aconsejar y orientar a cada creyente individualmente para la solución de sus problemas personales.
  12. COMO DELEGADO DE DIOS PARA GOBERNAR LA GREY, 1 Tim. 5:17; 1 Cor. 12:28; Rom. 12:8 (Dios habla a través de los profetas, hace milagros a través de los evangelistas, enseña a través de los maestros, convence a través de los misioneros, y gobierna a través de los pastores. Me da muchísima pena enseñar ésto, <según los principios de humildad que aprendí en el pasado no debería hacerlo> pero me veo en la penosa obligación de hacerlo porque no hay quien lo haga, y el bajo nivel de educación cristiana de los evangélicos no alcanza en su mayoría para entender estas verdades, por eso muchos cuestionan, por ahora, mañana entenderán).
  13. ALGUIEN A QUIEN DIOS HONRA Heb. 5:4; 1 Sam. 2:30. “Nadie toma para sí, esta honra, sino el que es llamado por Dios como lo fue Aarón. Porque yo honro a los que me honran, y los que me desprecian serán tenidos en poco”. Si Dios honra al pastor, ¿Por qué será que muchas ovejas lo deshonra? Explique por favor. Si usted honra a su pastor, Dios le honrará y le bendecirá muchísimo, pero si lo deshonra, le falta el respeto, le es infiel, usa de engaño, de falsedad y deslealtad con él, no espere bendición, sino maldición. Pida al Espíritu Santo que le ayude a entender esta verdad.
  14. COMO JEFE Y AUTORIDAD SUPERIOR, Éx. 17:21; Heb. 13:17. La palabra líder o jefe tiene su origen en la Biblia desde tiempos muy remotos. Alguien para ser seguido, honrado, obedecido y, respetado.  Quien obedece a lo establecido por Dios, a Dios obedece. Pero quien resiste a la autoridad terrenal, a Dios resiste y acarrea para sí maldición (Rom. 13:2).
  15. COMO ÁNGEL DE LA IGLESIA, Apoc. 1:16,20. Cristo se pasea entre las iglesias, pero a los ángeles de las iglesias, es decir: los pastores, los tiene en la palma de la mano.  Al pueblo Dios le muestra sus obras pero al líder, sus caminos.
  16. COMO PADRE DE FAMILIA 1 Tim. 3:2. Debe ser casado, marido de una sola mujer. El pastor no debe ser visto por la iglesia solamente como ministro, sino como hombre, padre de familia, que tiene obligaciones con la esposa y los hijos. Que es susceptible de cometer fallas y errores como humano y necesita ser comprendido y ayudado por su grey y principalmente por su equipo cercano.

¿Cómo usted ver a su pastor? ¿Cómo un simple hermano en la fe? ¿Cómo una oveja más, entre el rebaño? ¿O como el varón que Dios en su secreto consejo escogió y determinó como jefe, líder y ministro de la grey? ¿Cómo ha sido su trato y consideración para con el ministro del altar? Reflexione un poco y lea atentamente 1º Sam. 2:30.

¿Usted quiere algún día ser pastor? Muy bien. ¿Y porque no honra a su pastor ni acepta trabajar bajo su cobertura ministerial? Cuidado, el orgullo siempre anda junto con la rebeldía, y ésta última es un principio satánico.

Los creyentes van a la iglesia para servir a Dios, pero cuando están molestos con el pastor entonces no van a la iglesia; por eso se puede decir correctamente que la gente sirve y adora es a Dios, pero quien no es fiel a su pastor, tampoco es fiel a Dios. Quien no aprecia a su pastor o es desleal a él, desagrada a Dios.

La gente va a la iglesia a buscar de Dios y el instrumento que Dios usa para alimentar espiritualmente a los oyentes es el pastor, cuando la gente no lo aprecia, no va a la iglesia.

Quien es traidor, infiel y desleal a su pastor, no será bendecido por Dios, a menos que se arrepienta para ser perdonado; y cambie de conducta.

Es correcto el viejo y tradicional proverbio que dice: “Si quieres ser bendecido por Dios y tener éxito en la vida, sea amigo de su pastor”.

LA QUEJAS:

Por lo general se sabe que quien se queja mucho anda mal consigo mismo y con Dios.

Cuando alguien dice: esta iglesia no tiene amor, es porque él no ama. Esta iglesia es fría, es porque él está frio. Nadie me visita: es él quien no visita a nadie.

Cuando alguien está enamorado no ver los defectos, y cuando ama de verdad, aun que vea, los soporta.

Un joven salió a buscarse una novia, y cuando la encontró llamó a su Padre y dijo: Papi ya encontré mi novia. Y el Padre le pregunta: ¿Hijo, cómo es ella? El Hijo responde: es ciega, sorda, paralitica y sucia. Y explicó: Pero estas cosas no importa, porque yo la amo. Le daré visión, le haré oír y caminar, y le limpiaré con mi sangre.

El amor soporta los defectos. Yo estoy enamorado de mi congregación, no importa los defectos de mis hermanos, yo los amo, los quiero, y a pesar de sus imperfecciones permanezco con ellos.

ADVERTENCIA: CUIDADO CON LOS SEIS FALSOS MENCIONADOS EN LA BIBLIA.

  1. Falsos cristos (Mat. 24:5; 1ª Ju. 2:18).
  2. Falsos profetas (Mat. 7:15; 1ª Ju 4:1).
  3. Falsos maestros (2 Ped. 2:1-4).
  4. Falsos apóstoles (2ª Cor. 11:13).
  5. Falsos hermanos (2 Cor. 11:26).
  6. Falsos pastores: (Filip. 3:2; Is. 56:10-12).

   El juicio de Dios sobre estos desgraciados será sin misericordia, por cuanto ellos no tuvieron misericordia. (Hch. 20:29,30; rom. 16:17,18; Tt 3:10,11).

FIDELIDAD (Mat. 24:45-47); E INFIDELIDAD (Luc. 12:41-48).

Dios es fiel en todos sus caminos (1 Tes. 5:24; Deut. 7:9; 2 Tim. 2:13). Él ama y premia a los que practican la fidelidad (Núm. 12:7; Heb. 3:5; 1 Tim. 1:12); mas aborrece a los infieles y les retribuye a cada uno conforme la maldad de sus corazones engañosos (Jer. 17:9; Mat. 15:19). La palabra nos exhorta a que seamos imitadores de Dios (Ef. 5:1).

La fidelidad es una virtud de alto precio; es un valor moral de gran importancia en la vida de aquellos que desean mantener intachable su reputación y tener al mismo tiempo la bendición de Dios y la confianza de las demás personas. El sabio Salomón escribió inspirado por el Espíritu Santo cuando dijo que el buen nombre vale más que las muchas riquezas y la buena fama, más que la plata y el oro (Prov.  22.1); y esto es exactamente la reputación moral de un hombre o una mujer. Los infieles la pierden por completo.

            De acuerdo con la Palabra de Dios, la infidelidad está siempre relacionada con lo malo.1) En Prov. 11:13 está asociada al chisme, un mal que destruye grandemente la paz, la armonía, y la felicidad de las personas, pues separa los mejores amigos. 2) En Mat. 24:45 la infidelidad está asociada a la imprudencia. 3) En Luc. 16.10 Cristo la asocia a la injusticia.  4) En Lev. 26:40 Dios mismo la asocia a iniquidad, rebeldía y oposición. 5) En Jos. 22:16 la infidelidad es traición. 6) En Mat. 24:50,51 Cristo describe el infiel como hipócrita. 7) En Luc. 12:46 es lo mismo que irresponsable. 8) En Prov. 14:14 le llama necio al infiel, mientras que en 25:19 lo llama prevaricador y lo compara a un diente roto y a un pie descoyuntado. 9) En Stg. 4:4 es un enemigo y adultero. 10) En Mal. 2:8 lo describe como profano. 11) En  Mal. 3:14-16 la infidelidad es lo mismo que deslealtad, repudio y maldad.

            Los infieles deben ser perdonados, pero la Biblia deja bien claro que no se puede más confiar en ellos. En Jer. 12:6 está escrito: “No confíes en ellos, aunque te digan cosas buenas”.

            A la luz de la Palabra de Dios, hay razones de sobra para luchar contra las tentaciones y perseverar fiel al Eterno primeramente, a nuestra patria, nuestros líderes, y mucho más a nuestra pareja.

Dios dice en su palabra: “Mis ojos procurarán los fieles de la tierra” (Sal. 101:6). El hombre fiel recibirá muchas bendiciones (Prov. 28:20). Sobre poco has sido fiel, sobre mucho te pondré (Mat. 25:21). Los administradores deben ser fieles (1 Cor. 4:2) y las esposas también (1 Tim. 3:11). Es maravillosa la promesa del Señor: “Sé fiel hasta la muerte y te daré la corona de la vida” (Apoc. 2:10).

EL USO DE SANTISMA TRINIDAD.

Un gran número de supuestos cristianos, extremadamente religiosos, hacen un uso indebido de la Santísima Trinidad, todo lo que hacen es en nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.

  1. Algunos lo hacen comenzando la oración, otros cuando van terminando (señor     <Manuel> te pido en nombre del padre, del hijo y del espíritu santo). eso es aberrante.
    1. Otros leen cada versículo de la Biblia en nombre de la Trinidad, y hasta critican, ignoran y censuran los que no lo hacen, tachándolos de irreverentes.
    2. Saludan las autoridades seculares, o a cualquier persona a quien escriben una carta en nombre de la Trinidad.
    3. Se paran en el púlpito y dicen: “yo saludo esta amada iglesia en nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu. ¿Por qué no lo hacen en nombre de Pedro, de Juan y de Manuel? No hay nada de malo en eso, pero los religiosos no entienden.
    4. Para donde se mueven, y todo lo que dicen y hacen es en nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.  Pero ellos no tienen la culpa, sino sus pastores laicos, que nunca fueron instruidos sobre los principios de ética ministerial y ceremonias eclesiásticas.

 

Pues el uso de la santísima trinidad se reserva solo para momentos especiales, en ceremonias de orden eclesiástica, como por ejemplo: Un ministro debidamente ordenado al santo ministerio pastoral puede decir: …como ministro del evangelio los declaro casados… en nombre del Padre, del Espíritu Santo…  yo te bautizo en nombre del Padre, del Espíritu Santo…

Ellos creen que leer la Biblia sin ser en nombre de la trinidad es un pecado de irreverencia, pero lo insólito que solo lo hacen cuando están en público, pues en casa la leen, acostado, sentado y sin camisa. La hipocresía es propia de gente religiosa.

Caso igual es el de los que piensa que si no nos paramos para leer la Biblia somos irreverentes. Dios mediante lograremos combatir la hipocresía y la religiosidad vana de mucha gente. Cuanto más religión, más hipocresía. Que no guarde.

Estudiante Universitario Cristiano ¿Cuál de estos personajes tendrá más éxito en alcanzar al estudiante universitario no creyente? ¿El líder de jóvenes? ¿El hermano que recoge las ofrendas? ¿La hermana del grupo de señoras? ¿El director de la alabanza? ¿El pastor? Para algunos, parecerían preguntas estúpidas. Para mí, preguntas necesarias.

 

He dedicado los últimos diez años de mi vida a compartir mi fe en la universidad, y una de las cuestiones insólitas con las que me he visto enfrentado, es ver como muchos estudiantes universitarios cristianos no están haciendo absolutamente nada por alcanzar a sus compañeros de universidad.

Los argumentos son inverosímiles, y van desde la falta de tiempo, el realizarse en la profesión, tener las prioridades correctas, las muchas responsabilidades en la iglesia, los compromisos familiares, hasta incluso, el temor al qué dirán los compañeros y la falta de convicciones de la fe cristiana que dicen profesar ¡Si entendieran el valor y la influencia de lo que significa ser estudiante universitario cristiano!.

Hace algunos años atrás, mientras trabajaba arduamente en el desarrollo de un grupo universitario cristiano en la unidad de humanidades de una universidad mexicana, fui citado por el Director de la facultad de sociología en la cual estudiaba. ¿La razón? Las incomodidades causadas por mi persona y los estudiantes de nuestra organización a directivos y grupos que no comulgaban con el cristianismo. ¿La petición? Que por favor no hiciéramos más ruido, y en la medida de nuestras posibilidades, omitiéramos todo tipo de manifestación privada o pública de nuestra fe. ¿Mi respuesta? “Señor, creo que usted no tiene la atribución para prohibirme hablar de mi fe. Dios es dueño de mi conciencia y mientras estudie en esta facultad continuaré, y continuaremos, hablando de Jesucristo”. Luego del tenso diálogo, pude apreciar por primera vez, como su existencia se hundía en su gran asiento de director, y como su rostro se transformaba intentando comprender la situación. Ahora la conversación era de persona a persona. Y di en el centro. Argumenté, sin querer, un derecho humano de creer; y un derecho social de libre expresión. Por lo que allí, se diluía toda jerarquía. En realidad, estábamos en igualdad de condiciones. Fue en aquel instante donde entendí, nuevamente, la importancia de ser estudiante universitario cristiano. ¡Si entendiéramos el valor y la influencia de lo que esto realmente significa!.

En otra oportunidad el maestro de fenomenología (teoría que trata de los fenómenos, y la razón por la cual existen cafés para viejos, jóvenes y profesionales) en un acto absolutamente irregular, y una vez en cuatro años, preguntó: “¿De qué quieren que hablemos hoy?”. Cómo dando a entender que en ese momento, y por única vez, estaba absolutamente abierto a dialogar sobre cualquier tema que se pusiera sobre la mesa. Pensé inmediatamente: “Ésta es una gran oportunidad para presentar mi fe”. Obviamente, y gracias a mis convicciones de lo que significa el encuentro, la conversión y la transformación de Jesucristo, dije espontáneamente: “¡Hablemos de Dios!”-. “¿De Dios?”-, preguntó el maestro (tema difícil para quienes estudian Ciencias Sociales). Al paso de unos segundos y sin haber nadie que rebatiera mi propuesta, el profesor asintió: “Hablemos de Dios”.

A fin de ponernos cómodos, salimos del salón con nuestros asientos hacia una zona de pasto, e hicimos un círculo donde interactuamos unos catorce “feligreses” y el maestro aspirante a Doctor. Sin duda, un día inolvidable. Aquella mañana tuve el privilegio de compartir mi fe, en una conversación de aproximadamente una hora y cuarto. Debo ser honesto, ninguno vino a Cristo en ese momento, pero indudablemente Dios fue el centro de nuestra tertulia. ¡Si entendiéramos el valor y la influencia de lo que significa ser estudiante universitario cristiano!.

Situaciones complejas fueron las que viví con mi profesora de filosofía, cuando insistí en lo razonable que era pensar en los valores absolutos: como en la existencia de un Dios que está sobre la materia, pero al mismo tiempo, involucrado sobrenaturalmente en la existencia humana. O cómo olvidar la discusión con la maestra francesa de antropología, que ironizaba cada vez que se mencionaba algo relacionado al cristianismo. O mi replica al profesor de política, que citaba pasajes distorsionados de la Biblia sin siquiera haberla leído. ¡Qué tiempos! ¡Qué oportunidades de ser luz! ¡Qué privilegio tan maravilloso! ¡Si entendiéramos el valor y la influencia de lo que significa ser estudiante universitario cristiano!.

Es evidente que la oportunidad de ser estudiante universitario cristiano, tendrá el valor que cada uno de nosotros le demos. Y las opciones son claras: Indiferencia, clandestinidad o conciencia cristiana.

Nuestra elección es una de las tres. La indiferencia se expresará en una falta de compromiso con el mismo Señor Jesucristo, su mandato y su amor incondicional. La clandestinidad buscará eludir cualquier tipo de responsabilidad que vaya más allá de los deseos personales, expresada en una procesión que desperdiciará en silencio y anonimato, los preciosos años de universidad. Y finalmente, la conciencia cristiana que a mi entender es el camino al que cualquier estudiante (preocupado por aprender), universitario (amante e influyente en las ciencias y el saber) y cristiano (seguidor y embajador del Rey) anhelará seguir.

¡Sin duda, hay valor e influencia en quien decide ser verdaderamente estudiante universitario cristiano!.

Anuncios
6 comentarios

6 pensamientos en “CONSEJOS

  1. felicitaciones muy buenos los consejos que Dios los siga bendiciendo y creciendo en gracia y conocimiento.

  2. José D.

    Hola esta bien finos… cuidense estamos pendientes

  3. José D.

    http://chatcristiano.iglesia.net/
    visitanos, conoce cristianos de todo el mundo…
    Dios te bendiga.

  4. benjamin f.

    se entienden los consejos….Dios los bendiga…saludos.!!!!!!!

  5. HOLA AMIGOS VISITANTES. SI TIENEN ALGUNA DUDA, INQUIETUD O DESEAN PREGUNTAR ALGO ACERCA DE LA VIDA ESPIRITUAL, PUEDEN ESCRIBIRNOS EN LA PESTAÑA “INQUIETUDES”, Y DESDE ALLÍ LE RESPONDEREMOS CON MUCHO GUSTO. NUESTRO PLACER ES AYUDARLES A CRECER EN LO ESPIRITUAL.

  6. felicitaciones por su empeño en cristo le damos gracias por esa bendicion que trajo a la DORADA, que Dios te bendiga y muchas bendiciones.
    AMEN.
    =D

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: